Mbappe 3, Messi 0

Luis Miguel Pascual

Luis Miguel Pascual

Doha, 15 dic (EFE).- Antes de que Lionel Messi se subiera al barco de estrellas del PSG hab铆a tenido tiempo para enfrentarse en tres ocasiones contra su nuevo compa帽ero Kylian Mbapp茅, dos con sus respectivos clubes, una con la selecci贸n. En todos los casos, el franc茅s sali贸 victorioso.

Nada que presuponga el resultado de la final del pr贸ximo domingo donde las dos estrellas planetarias buscar谩n la tercera estrella para su pa铆s, un duelo que ambos afrontan tras haber dominado las estad铆sticas del Mundial de Qatar.

Cinco goles ha marcado cada uno en lo que va de competici贸n, aunque mientras Messi describe una trayectoria ascendente, con tantos en todos los duelos a eliminaci贸n directa, Mbapp茅 ha frenado su fulgurante trayectoria y desde el doblete conseguido en octavos ante Polonia, el segundo de la edici贸n, tiene su contador a 0.

El argentino, m谩s alejado del 谩rea rival en el esquema de Lionel Scaloni, lidera la tabla de asistencias con tres, junto al portugu茅s Bruno Fernandes, el ingl茅s Harry Kane y el franc茅s Antoine Griezmann. Mbapp茅 tiene una menos.

Messi no se ha perdido ning煤n minuto de juego, incluida la pr贸rroga contra Pa铆ses Bajos en cuartos de final, mientras que el franc茅s llega m谩s fresco, con casi cien minutos menos en sus piernas, porque solo disput贸 27 minutos del tercer duelo de la fase de grupos ante T煤nez y su equipo no ha jugado ninguna pr贸rroga.

En los dos 煤ltimos Mundiales, ambos han sido los jugadores m谩s decisivos, implicados en 11 goles de su equipo, nueve directos y dos asistencias para el franc茅s, seis tantos y cinco pases para el argentino.

En cinco ediciones, Messi acumula 25 partidos y once goles, a 0,44 tantos por partido, mientras que Mbapp茅 ha marcado nueve en 13 duelos, 0,69 de ratio. A la edad del franc茅s, que cumplir谩 los 24 la pr贸xima semana, Messi, que ahora tiene 35, no hab铆a abierto su contador.

MUNDIAL DE RUSIA, HA NACIDO UNA ESTRELLA (4-3)

驴Y los cara a cara? Solo ha habido tres y nunca ha perdido el equipo de Mbapp茅. Dos triunfos y un empate con sabor a victoria para el PSG, que superaba en la eliminatoria al Bar莽a.

Solo uno de ellos ha tenido lugar en el contexto del Mundial. Fue en Kazan hace cuatro a帽os en octavos de final entre una selecci贸n que llegaba como subcampeona del mundo y la otra de Europa.

El argentino ya era una estrella planetaria con cuatro Balones de Oro, que acapar贸 la atenci贸n especial del seleccionador franc茅s, Didier Deschamps, que coloc贸 a Blaise Matuidi como una sombra tras su rastro. Maniatado, solo dej贸 alguna muestra de su genio, como la falta que permiti贸 a Gabriel Mercado marcar el segundo gol argentino y el pase del tercero a Kun Ag眉ero, cuando ya era demasiado tarde para remontar (4-3).

De aquel partido sali贸 otra estrella, Mbapp茅, un futbolista que acaba de llegar al PSG tras el segundo traspaso m谩s alto de la historia y que aquel d铆a demostr贸 talla internacional. Sus aceleraciones volvieron loca a la defensa "albiceleste" y para el recuerdo quedar谩 el rally 50 metros que tir贸 por tierra a toda la zaga argentina hasta que fue derribado en el 谩rea por Marcos Rojo.

Luego marc贸 otros dos goles que colocaron a Francia en los cuartos de final.

LA CONSOLIDACI脫N (1-4)

Los otros dos duelos corresponden a los octavos de final de la Liga de Campeones del a帽o pasado entre un PSG lanzado y un Barcelona en pleno proceso de reconstrucci贸n.

En la ida, en el Camp Nou, Mbapp茅 se coron贸 como estrella con el que, para muchos, es el mejor partido que ha firmado con su club.

Autor de un triplete que dej贸 decantada la eliminatoria (1-4), Mbapp茅 dej贸 algunas jugadas antol贸gicas. Messi ni hizo su mejor partido, adelant贸 al Bar莽a de penalti a los 27 minutos y firm贸 algunos gestos de gran clase, pero qued贸 ocultado tras un Mbapp茅 que humill贸 a la defensa catalana y firm贸 el segundo triplete de la historia de un rival en el Camp Nou, tras el de Andrei Shevshenko en 1997.

LA ESPERANZA DE MESSI (1-1)

Tres semanas m谩s tarde, el Bar莽a aliment贸 la esperanza de remontar en el Parque de los Pr铆ncipes, agarrado a su estrella argentina. Toda la defensa ten铆a un 煤nico fin, detener a Mbapp茅, que les hab铆a arrasado en la ida. El franc茅s, mucho m谩s modesto que en el Camp Nou, abri贸 el marcador de penalti, pero ya no pudo hacer m谩s.

Una vez m谩s, Messi se ech贸 al Bar莽a a la espalda, empat贸 en el 37 con un monumental disparo e hizo que sobre la afici贸n parisiense planeara el fantasma de la remontada blaugrana de 2017.

El dominio total del Bar莽a tuvo su recompensa al filo del descanso, cuando Messi dispuso de un penalti. Pero el portero costarricense Keylor Navas lo detuvo, antes de erigirse en el gran h茅roe de la noche con un amplio abanico de paradas. EFE

lmpg/og

M谩s en Agencia